adelgaza respirando sistema fitnatura

¿Te imaginas poder perder peso por el simple hecho de respirar? Parece fácil, ¿no? Pues existen diversas disciplinas milenarias que mediante distintas técnicas de respiración controlada y profunda nos permiten quemar calorías y así adelgazar.

La respiración es una función vital para nuestro organismo, inhalamos oxigeno llevándolo así a nuestra sangre y a todas las células de nuestro cuerpo y exhalamos dióxido de carbono.

Joseph Pilates indicaba en su libro “Pilates Return to Life through Contrology” que respirar es el primer y el último acto que se lleva a cabo en la vida. Toda nuestra vida depende de ello. Pero a pesar de ello, somos millones y millones los que día tras día respiramos de manera no eficiente, jamás hemos aprendido el difícil arte de respirar de manera correcta.

Nuestro cuerpo se ha acostumbrado a utilizar una mínima parte de nuestra capacidad pulmonar debido a la vida sedentaria, a la contaminación, al estrés, la falta de ejercicio, a posturas inadecuadas… siendo todo ello un obstáculo para tener buena salud y longevidad aseguradas.

Respirar correctamente tiene múltiples beneficios para nuestro organismo:

  • se queman toxinas
  • se mejora la circulación sanguínea
  • favorece la relajación y el estado de ánimo
  • el oxigeno quema las grasas de nuestro organismo ayudándonos a perder peso
  • ¿Pero qué ocurre realmente en nuestro cuerpo mientras respiramos?

    El oxigeno es el combustible que permite activar las reacciones químicas que se llevan a cabo en nuestro organismo. Cuanto más oxigeno, más activo es nuestro metabolismo y más calorías quemamos. Por ello se queman más calorías cuando se hace ejercicio al aire libre que en sitios cerrados, también ayudan la temperatura, el frío activa nuestro metabolismo.

    Muy sencillo, pero ¿qué hacemos si no podemos practicar ejercicios aeróbicos en plena naturaleza? ¡Buenas noticias! Respirar profundamente y de forma consciente aumenta el nivel de oxigeno en nuestro cuerpo.

    Algunas técnicas orientales milenarias como el yoga, el qi gong o el tai chi aplican estos principios desde hace siglos. Has visto alguna vez a un yogi correr kilometros a través del bosque o haciendo bicicleta de montaña? No, pero sin embargo suelen tener un cuerpo atlético, equilibrado y sin problemas de sobrepeso. Uno de sus secretos es la respiración consciente.

    Cuatro disciplinas que mediante la respiración te ayudaran a adelgazar

    1. Yoga: lo que se conoce como pranayamas en yoga o ciencia del control de la respiración permite regresar a la respiración natural empleando toda la capacidad pulmonar. Algunos pranayamas como kapalabhati , bhastrika o anuloma viloma ayudan a perder peso eliminando toxinas y aumentando la cantidad de oxigeno que tomamos y que nos permite quemar calorías;
    2. Qi Gong (o Chi Kung): esta disciplina entrena el “qi”, la vitalidad, asociando tres elementos:  movimientos suaves (posturas), técnicas de respiración que activan el metabolismo  y tranquilidad mental;
    3. Pilates: todos los ejercicios de este método se llevan a cabo en perfecta coordinación con la respiración que ha de ser profunda, vaciando por completo los pulmones en cada exhalación y contrayendo los músculos abdominales al mismo tiempo;
    4. Coherencia cardíaca: el doctor Davis O’hare especialista en nutrición asegura que basta con respirar en coherencia cardíaca 9 minutos al día durante 9 semanas para librarse de los problemas de peso durante 99 años. El objetivo de esta técnica es alcanzar gracias a la respiración la coherencia cardíaca, la coherencia emocional y finalmente la coherencia nutricional. La técnica de la coherencia cardíaca es un método de eficacia reconocida en la gestión del estrés basado en la reducción de la variabilidad cardíaca.

    La respiración consciente y profunda tiene por lo tanto beneficios tanto en el plano fisiológico como en el emocional, así que ya sabes: ¡respira bien y vive más y mejor!

    Fuentes:

    Joseph H. Pilates, A Pilates’ Primer: The Millenium Edition: Return to life through contrology and your health, Presentation Dynamics, 2000.

    K. S. Iyengar, Light on Yoga, Harper Collins Publishers, India, 1997

    David O’Hare, Cardiac coherence for weight loss, Thierry Souccar Editions, 2008
     

    Uno de los principales problemas por los que las personas no logran los resultados esperados al practicar una rutina de ejercicios, se debe a que sufren de ansiedad por la comida. Aunque cumplan con un régimen nutricional, terminan consumiendo más calorías de las indicadas al ingerir alimentos entre las comidas. Conoce cómo puedes controlar la ansiedad por comer con estas sencillas iniciativas.

    Entiende cómo funciona la ansiedad

    Lo primero que debes hacer es entender cómo funciona la ansiedad, ya que así podrás poner en práctica las iniciativas para controlarla. Inicialmente, recuerda que no es una necesidad real o física, sino algo más bien mental, es decir, que se produce en tu cerebro, y tiene algunos aspectos estimulantes como la exposición a situaciones de estrés y otro tipo de problemas cotidianos. Del mismo modo, debes saber que nadie está exento de padecerla, pero mucho más importante es aprender a diferenciar el hambre (como la necesidad corporal de adquirir nutrientes) respecto a la ansiedad por comer sin necesitarlo realmente.

    Come alimentos saludables

    Si no puedes controlar las ganas de comer, al menos puedes tratar de ingerir alimentos saludables que a largo plazo pueden ayudarte a controlar la ansiedad, y que a la vez no tienen muchas calorías. Entre ellos podemos mencionar a la gelatina ligera, los frutos secos, algunas frutas frescas, el yogur descremado, los vegetales y las infusiones.

    Mantente ocupado

    Es muy importante que te encuentres distraído u ocupado de forma cotidiana, ya que al estar concentrado en alguna actividad no tendrás tiempo para pensar que tienes ganas de comer fuera de los horarios estipulados para cada comida.

    No omitas ninguna comida

    Otra de las razones por las que las personas desarrollan un alto nivel de ansiedad por la comida, es porque no solo consumen alimentos perjudiciales para la salud, sino también porque no tienen un horario para cada comida. En este sentido, se saltan el desayuno, el almuerzo o la cena, y cuando logran comer en algún momento del día lo hacen en exceso, o por el contrario, consumen una porción pequeña de alimentos durante cada momento del día. De allí que sea fundamental comer a las horas correspondientes sin saltarse ninguna comida, para evitar tener hambre todo el tiempo.

    Consume alimentos cada 3 o 4 horas

    Los especialistas en nutrición recomiendan comer cada tres o cuatro horas. La sensación de hambre se presenta cuando los niveles de glucosa bajan y cerebro recibe la señal correspondiente. Así, si comes durante este período de tiempo, mantendrás los niveles de glucosa estable y nunca tendrás ansiedad. Del mismo modo, esta iniciativa permite acelerar tu metabolismo y perder un poco de grasa si así lo deseas, o ganar masa muscular si ese es tu objetivo.

    Toma agua

    Tomar agua es beneficioso para la salud, eso lo sabemos todos, pero a pesar de eso no lo ponemos en práctica. El agua también permite disminuir la ansiedad por la comida, ya que te da cierta sensación de estar lleno, por lo que seguramente no irás por comida a toda hora.

    Duerme bien

    El sueño es un factor fundamental para el bienestar y la buena salud. De modo que es imprescindible que duermas bien para que tu cuerpo reponga energías y sobre todo tenga el reposo que necesita. La mayoría de las personas que duermen menos horas de las recomendadas, terminan por manifestar ansiedad por la comida durante el día, así que procura dormir durante el lapso de tiempo correspondiente.

    Con estos consejos puedes hacer frente a la ansiedad por comer. Sin embargo, si no te funciona ninguna de estas iniciativas, lo mejor es acudir a un especialista que pueda ayudarte a resolver este problema, una vez que se identifique correctamente la causa del mismo.

    limpia higado fitnatura

    Nuestro hígado es un órgano fundamental para la conversión de los alimentos en nutrientes esenciales para la vida.  Existen algunas pautas sencillas y alimentos que nos ayudan a mantener nuestro hígado limpio y saludable.

    Según la fundación canadiense del hígado (Canadian Liver Foundation), el hígado realiza más de 500 funciones en nuestro cuerpo que incluyen entre otras combatir infecciones, neutralizar las toxinas, fabricar proteínas y hormonas, controlar la glucemia, producir la bilis y ayudar a la coagulación de nuestra sangre.

    Nuestro hígado tiene el tamaño aproximado de un balón de fútbol, siendo el órgano interno más grande de nuestro cuerpo y pesa entre 1.5 y 2 kg cuando somos adultos. En cualquier instante el hígado contiene alrededor del 10% de la sangre en nuestro cuerpo y  bombea alrededor de 1,4 litros por minuto. Es el único órgano capaz de regenerarse por sí mismo , es resistente y no requiere mantenimiento así que es fácil olvidarse de él hasta que algo no va bien. A menudo, las personas con problemas de hígado lo ignoran por completo, ya que pueden tener pocos o ningún síntoma.

    La mala alimentación (exceso de grasas, consumo excesivo de alcohol, café, té), la falta de ejercicio, el tabaco, la contaminación son factores que inhiben el buen funcionamiento de nuestra “central de desintoxicación natural”. Como indica Tessa Thomas en su libro “The 10-Minute Facelift: Lessen the Signs of Aging the Natural Way”, nuestro hígado no tiene capacidad para tratar la avalancha de toxinas a la que esta sometido actualmente. ¿Solución? Limpiar nuestro hígado de forma natural para ayudarlo a redinamizarse.

    Como tener un hígado limpio y sano

  • Bebe agua
  • El té verde también es de gran ayuda gracias a sus propriedades antioxidantes
  • No abuses del alcohol
  • Si es posible escoge alimentos bio, al contener menos pesticidas y contaminantes fuerzan menos el funcionamiento de nuestro hígado
  • Lava bien los alimentos para eliminar los pesticidas
  • Prefiere los cereales integrales y completos a los refinados
  • Concéntrate en la frutas y verduras con colores vivos (naranja, rojo ,verde y amarillo)
  • Consume verduras con alto contenido en azufre (coles de bruselas, brócoli, coliflor, ajo, cebolla, por ejemplo)
  • Las zanahorias, remolachas, uvas, tomates, espinacas, nueces tienen un alto contenido en glutatión (GSH), antioxidante con un papel esencial en el sistema inmunitario
  • El aceite de oliva en cantidades adecuadas se transforma en la base liquida adecuada que aspira las toxinas dañinas para el hígado
  • Por la mañana empieza el día bebiendo el zumo de un limón mezclado con agua caliente como aconseja Jane Scrivner en “Cómo desintoxicar la mente, el cuerpo y el espíritu: sugerencias para establecer hábitos saludables”. El limón gracias a sus propiedades antisépticas y estimulantes es de gran eficacia.
  • Además practica ejercicio y evita el sobrepeso (el exceso de grasas en el hígado es una de las principales causas de enfermedades hepáticas) y verás como el hecho de tener un hígado limpio  te permite sentirte mas sano (menos acné, pelo más brillante, uñas más fuertes) además de ayudarte a perder peso.

    ¿A qué esperas para cuidarte?

    edulcorantes la verdad fitnatura

    Un gran número de personas ha tratado de desplazar el uso del azúcar refinado para endulzar sus comidas, empleando en su lugar un ingrediente especial que promete hacer la misma tarea de aportar un sabor dulce a los alimentos, pero sin causar daños en el organismo. Sin embargo, esto no es del todo cierto, ya que aunque efectivamente no hay nada más perjudicial que el azúcar procesado, algunos edulcorantes tampoco son lo suficientemente sanos para nuestra salud.

    Existen dos tipos básicos de edulcorantes: los naturales y los artificiales o químicos. Los primeros provienen de la naturaleza y no son procesados químicamente, sino que se aprovechan en su estado original, mientras que los segundos también provienen de una fuente natural, pero están sometidos a diversos procedimientos químicos.

    Como se sabe, los edulcorantes son muy útiles para aquellas personas que no pueden consumir azúcar, como los diabéticos, y también tienen un papel muy importante para la pérdida de peso y la lucha contra la obesidad. Cada uno de los grupos de edulcorantes se ha encargado de desarrollar productos específicos, sobre todo en el sector de los edulcorantes artificiales.

    Sin embargo, independientemente de que estos productos sean naturales o artificiales, si se consumen en exceso y sin ningún tipo de orden o supervisión especializada, pueden terminar causando daños a la salud, prácticamente iguales que si consumieran azúcar refinado. De allí que es muy importante regular también su consumo, y procurar ingerir pequeñas porciones para mantenerse a salvo de cualquier efecto secundario que implique el producto.

    Edulcorantes químicos

    Existen diversos tipos de edulcorantes químicos, ya que los fabricantes se han encargado de diseñar diversas marcas y presentaciones del producto. A continuación mencionaremos a algunos de los más conocidos.

    Sacarina: es una sustancia que se genera a partir del alquitrán de hulla, con una capacidad de endulzar hasta 400 veces más que el azúcar refinado. Se cree que es uno de los edulcorantes más antiguos, así que también ha dado espacio para desarrollar investigaciones acerca de los efectos secundarios que puede tener para nuestro organismo. En algunos casos, se le ha relacionado con la aparición de enfermedades como el cáncer o con el incremento de la obesidad y la diabetes. No obstante, los estudios se han realizado en animales como ratones y no en seres humanos.

    Aspartame: se trata de un edulcorante conformado por metanol, fenilalanina y ácido aspártico. Tiene una capacidad de endulzar hasta 200 veces más que el azúcar convencional pero la forma en se combinan sus componentes es difícil de ser absorbida por el organismo y puede tener un efecto negativo en las células. Se le ha vinculado con las mismas enfermedades que puede producir la sacarina.

    Ciclamato de sodio: está compuesto por ciclohexilsulfamato y endulza unas 50 veces más que el azúcar. Sin embargo, está prohibido su consumo en algunos países debido a los efectos secundarios que puede tener sobre el organismo.

    Edulcorantes naturales

    Miel: es un producto natural fabricado por las abejas, que se obtiene en diferentes nidos. Su ventaja es que no implica ningún trabajo para su producción, ya que se obtiene directamente de las abejas. Además de servir como edulcorante, tiene efectos positivos como expectorante natural.

    Miel de caña: es un endulzante elaborado a base del jugo de caña, que se procesa de forma artesanal.

    Estevia: es uno de los edulcorantes naturales más conocidos y utilizados después de la miel. Se trata de una planta que aporta un sabor dulce a las comidas y este puede obtenerse haciendo una especie de infusión o agregando algunas hojas de la planta directamente sobre los alimentos. Endulza entre 20 y 30 veces más que el azúcar, no tiene calorías y puede ayudar a personas con diabetes.

    Sirope de agave: es un antiguo endulzante, que se obtiene de este cactus, y permite regular los niveles de glucosa en la sangre.

    Ventajas y desventajas

    Las personas se preguntan sobre las ventajas y desventajas de cada una de estas sustancias. Podemos decir que es difícil precisar sus efectos ya que el organismo tiene diferentes formas de absorber cada una. Sin embargo, lo ideal sería consumir los productos naturales y evitar aquellos que sean procesados químicamente, ya que no se han desarrollado investigaciones sobre sus verdaderos efectos y sobre todo, porque estos no se manifiestan rápidamente sino luego de cierto tiempo.

    Del mismo modo, no debe abusarse de la cantidad de edulcorantes que se consuman y también conviene saber que algunos endulzantes naturales sí aportan calorías pero son más inofensivos, mientras que los químicos pueden ser nocivos para la salud, aun cuando no aporten calorías.

    alimentos anti cancer

    Anti – cáncer

    A pesar de que todavía no exista una cura completamente eficaz para una enfermedad tan letal como el cáncer, sí sabemos que así como esta patología aparece por el consumo específico de ciertos alimentos, o mejor dicho, por los malos hábitos alimenticios de las personas, existen muchas posibilidades de prevenir y combatir el cáncer a través del consumo de ciertos productos alimenticios. Por ello, presentamos 10 alimentos anticáncer, cuya eficacia ha sido comprobada.

    Té verde

    Es un producto natural con una función antioxidante en el organismo, que ayuda a eliminar diversas sustancias que pueden perjudicarnos. También funciona como protector ante las radiaciones ambientales, pero su principal efecto anticancerígeno se produce debido a que contiene polifenoles, cuya acción anula a las nitrosaminas.

    Tomate

    El tomate contiene diversas propiedades anticancerígenas en toda su estructura, no solo en la piel y semillas, sino también en su interior. La tomatina y el licopeno son dos sustancias que combaten la degeneración celular e impiden el desarrollo de células cancerígenas en el organismo. Sobre todo, previene el cáncer de próstata, el cáncer de tracto digestivo y el cáncer de pulmón.

    Aceite de Oliva

    El aceite de oliva es un producto altamente beneficioso para el organismo. Posee grasas monoinsaturadas, que actúa sobre la mucosa digestiva e impide la evolución de las células para que estas no se conviertan en adenomas o carcinomas. De esto modo, es un gran protector ante el cáncer de colon o de recto.

    Uva

    Es otro alimento antioxidante que tiene dos propiedades anticancerígenas: el primero es el resveratrol y el segundo es el ácido elágico. Debe consumirse la uva completa, incluso con las semillas. Algunas veces se recomienda triturarlas o molerlas.

    Zanahoria

    Es otro alimento rico en antioxidantes. Su color naranja potente se debe a la presencia de una sustancia llamada betacaroteno, un potente antioxidante para el cuerpo humano, que sirve para evitar el desarrollo de células cancerígenas en el aparato respiratorio.

    Cúrcuma

    La cúrcuma es una sustancia presente en diversos alimentos, como el curry amarillo.  Se trata de un producto muy potente, con diversos efectos positivos para la salud. Se ha dicho que no solo es un antioxidante, sino también antinflamatorio, antitrombótica, antimicrobiana, hepatoprotectora, hipocolesteromial, y anticancerígena. De modo que previene el desarrollo de tumores en órganos como el colon, el hígado, el estómago, las mamas, los ovarios y previene la leucemia.

    Aloe Vera

    Este producto es un gran estimulante del organismo, que contiene germanio, un componente muy provechoso para fortalecer el sistema inmunológico. De este modo, sirve para prevenir y atacar el cáncer de pulmón y el cáncer de páncreas en su fase inicial. Además sirve para regenerar la piel de las paredes intestinales.

    Ajo

    El ajo contiene alicina, una sustancia que posee azufre. Este actúa como depurador del hígado, al eliminar diversas sustancias tóxicas que mejoran la actividad de la sangre y de los tejidos. Se estima que el ajo contiene al menos unos 40 compuestos anticancerígenos diferentes, diseñados para combatir las diversas células malignas que aparecen en el organismo.

    Fresas

    También poseen diversos efectos depurativos en el organismo, gracias a sus propiedades antioxidantes. Las fresas contienen fibras, minerales y vitaminas que estimulan y regulan la actividad de los diferentes órganos del cuerpo humano.

    Miel

    Posee un potente efecto antiséptico, que puede servir para evitar infecciones producidas por debilidad en el sistema inmunológico. No obstante, su función anticancerígena es servir como endulzante natural de nuestras comidas, evitando utilizar azúcar refinada, que se ha asociado con la aparición de diversos tipos de cáncer.

    El embarazo es una de las etapas más importantes en la vida de la mujer, no solo porque implica cambios físicos y psicológicos en su vida, sino porque marca el inicio de una nueva vida. Por ello, son fundamentales una serie de cuidados para que el embarazo evolucione de la forma adecuada, y tanto la madre como el bebé tengan un buen desarrollo.

    La alimentación es uno de los aspectos más delicados en esta etapa, porque determina el tipo y la calidad de los nutrientes que ingresan al organismo de la madre y del bebé. Por ello, presentamos una breve lista sobre los alimentos a evitar durante el embarazo.

    Alimentos ricos en mercurio

    Lo primero en la lista son los alimentos ricos en mercurio. En este grupo encontramos diversos tipos de pescado como el atún, emperador, pez espada, tiburón, etc. Otros grupos de pescados sí son aptos para consumir durante esta etapa, ya que son ricos en Omega 3, e inofensivos para el bebé. En todo caso, lo más recomendable es que consultes con un especialista, sobre cuáles pescados puedes comer y cuáles no.

    Cafeína

    Procura evitar o disminuir al máximo el consumo de cafeína, ya que esta sustancia está relacionada con la aparición de abortos espontáneos o con generación de problemas físicos en el bebé. En todo caso, escoge productos descafeinados y regula la cantidad en que los consumes.

    Alcohol

    Este ha sido una de las prohibiciones más comunes de los médicos a las embarazadas, y a la vez una de las más incumplidas. Lo ideal es que no bebas ningún tipo de alcohol en ninguna fase del embarazo. En los primeros tres meses, se está formando el cerebro del bebé, y en el periodo siguiente, se forma su sistema nervioso, así que en ningún momento es aconsejable ingerir este tipo de bebidas.

    Edulcorantes

    Algunos edulcorantes no son positivos para tu embarazo, específicamente la sacarina. Esto para evitar un parto prematuro o efectos secundarios como diarrea. En lugar de sacarina, puedes utilizar Stevia. No obstante, recuerda que el edulcorante también está presente en otros productos, como las gaseosas, así que revisa la información nutricional sobre los alimentos que consumas.

    Comida cruda

    La comida cruda, ya sea en carnes blancas o rojas, y cualquier otro tipo de alimentos que no se estén completamente cocidos, pueden contener bacterias o parásitos que pueden influir en el desarrollo de tu bebé, por ello, procura evitar el consumo de estos alimentos.

    Lácteos sin pasteurización

    Los lácteos sin pasteurización también deben estar en tu lista negra de alimentos durante el embarazo, ya que estos pueden contener agentes patógenos, que pueden causar diversas enfermedades tanto en la madre como en el feto. Evita el consumo de quesos blandos o azules, y escoge más bien los quesos duros que se hayan elaborado con leche pasteurizada. En todo caso, retira la corteza que se forma sobre ellos, para disminuir cualquier tipo de riesgo.

    Alimentos con vitamina A

    El exceso de vitamina A, también puede causar daños o malformaciones en el feto. La vitamina A podemos encontrarlas en algunas vísceras como el hígado, por ello, debemos evitar el consumo de este producto, sobre todo durante los primeros meses de gestación. Del mismo modo, recuerda que en esta etapa el cuerpo funciona de forma distinta a como lo hace regularmente, así que las reservas de vitamina A estarán almacenadas en el organismo, por lo que no necesitas más.

    Recuerda que cada caso es diferente, así que lo mejor es consultar con tu médico de confianza sobre qué alimentos debes evitar y cuáles debes consumir. Sin embargo, hemos recopilado una lista general sobre los alimentos más dañinos para la madre y el feto durante el embarazo.

    Recientemente se ha observado el incremento del consumo del magnesio y el colágeno de forma combinada, debido a la alta promoción que estos productos han recibido desde diversas fuentes en los medios de comunicación, destacando una serie innumerable de beneficios y posibilidades para mejorar el bienestar de nuestro organismo.

    Nuestro cuerpo produce Colágeno de forma natural hasta que cumplimos los 25 años desde ese momento la producción en nuestro cuerpo comienza a decaer. Y como en una alimentación normal es difícil tomar alimentos que sean ricos en colágeno, el tomarlo como suplemento es muy recomendable.

    En este sentido, es conveniente hacer un breve repaso sobre cuáles son los beneficios que estos dos nutrientes aportan al cuerpo humano.

    ¿Qué aportan el magnesio y el colágeno al organismo?

    Efectivamente, ambos productos tienen propiedades positivas para el cuerpo humano. Según explican los especialistas, la combinación de este mineral y esta proteína permiten la regeneración de los tejidos musculares, mejorando así el funcionamiento del organismo, en aspectos como la regeneración de los huesos, problemas de disminución del calcio en el organismo, caída del cabello, fortalecimiento de las uñas, etc.

    La mayoría de las zonas del cuerpo humano como músculos, cartílagos, huesos, tendones, piel, etc., tienen esta proteína y necesitan de ella para funcionar correctamente. Pero, con el paso de los años y debido a causas específicas, esta va desapareciendo del organismo y puede ocasionar algunas enfermedades y complicaciones, de allí la importancia de reforzar su consumo, así como sucede con otras vitaminas que consumimos de forma comprimida.

    Los expertos  explican que ambas tienen un papel fundamental en la prevención, curación y control de enfermedades como osteoporosis, artrosis, deterioro de la piel, rotura de ligamentos, caída de pelo y rotura de vasos sanguíneos.

    De este modo, según los investigadores,  el magnesio se agrega al colágeno, porque este mineral tiene una función muy importante en la formación de esta proteína. Así, cuando ambos se combinan, se obtiene un colágeno de calidad y en constante formación, así que el cuerpo no dejará de aprovechar el colágeno en todo momento.

    Por otro lado, también debemos saber que la mejor forma para consumir estos productos de forma combinadas es por la vía oral, debido a se trata de una proteína. Igualmente, se destaca que es un producto que no engorda, debido a que no tiene grasas ni carbohidratos.

    Consideraciones del consumo de magnesio + colágeno

    En primer lugar, hay que aclarar una cosa importante, la fuente de todo colágeno es de origen animal, ya que no existe colágeno de origen vegetal. No hay que dejarse engañar, en internet lo hemos llegado a ver anunciado.

    Aunque pudiéramos consumir el producto en una dosis estándar recomendada, se recomienda comunicárselo a nuestro doctor de confianza, para que determine una cantidad de consumo diario que se adecúe a las necesidades del paciente.

    Por otro lado, en algunos casos el colágeno puede tener efectos secundarios sobre el cuerpo humano, si se administra de manera indiscriminada. Lo más común son problemas estomacales, debido a que al comienzo del  consumo, el cuerpo se adapta al procesamiento de la proteína y el mineral de forma comprimida, para evitar esto, se recomienda consumirlo junto con cada comida, es decir, con el desayuno, el almuerzo y la cena.

    En suma, mientras se manejen ambos productos con moderación, pueden consumirse regularmente y así aprovechar todos los beneficios que representan para el buen funcionamiento del organismo.

    La inflamación abdominal es uno de los padecimientos más comunes que sufren las mujeres, causando bastante incomodidad debido a que influye directamente en la forma en cómo luce nuestro cuerpo. Este fenómeno también se conoce como distención abdominal, así que te explicaremos brevemente algunos consejos para combatirla con medicamentos naturales.

    Antes de revisar algunos remedios para reducir o eliminar la inflamación abdominal es conveniente conocer a qué se debe esta hinchazón en la zona baja del abdomen, a fin de elegir un tratamiento adecuado para cada caso.

    Causas de la inflamación abdominal

    Existe una variedad de causas que producen la distención abdominal. Generalmente, se origina por problemas en cuanto a la ingesta de alimentos. Así, puede ocurrir debido a la deglución de aire por malos hábitos alimenticios, al no triturar la comida correctamente y no hacerlo con la boca cerrada. Por otro lado, debemos revisar nuestra alimentación, ya que el consumo excesivo de ciertos productos como las fibras y algunas verduras, puede producir la inflamación abdominal.

    Sin embargo, puede suceder el caso contrario, por ejemplo, la falta de fibras puede causar estreñimiento, y este es un indicador directo de la hinchazón abdominal. También puede deberse a algún tipo de alergia, problemas digestivos relacionados con la retención de líquidos y enfermedades más graves como la gastritis.

    Alimentación sana y balanceada

    Este el principal aspecto que debes mejorar para evitar la inflamación abdominal. Se trata de buscar un equilibrio entre la cantidad de alimentos que consumes regularmente y a la vez ingerir productos representativos de cada grupo alimenticio. De esta forma, tu sistema digestivo se regulará y no tendrás que experimentar esa incómoda sensación de pesadez y abultamiento abdominal.

    Infusiones de hierbas naturales

    Como alternativa para regular la hinchazón en el abdomen, encontramos la ingesta de infusiones a base de hierbas naturales. Así, encontramos una extensa lista de plantas que sirven para mejorar la digestión y reducir la cantidad de aire en nuestro estómago. Entre las hierbas medicinales encontramos: hierba Luisa, hinojo, canela, laurel, manzanilla, eperina, pelo de elote, etc. La preparación de todas estas infusiones es similar: colocar la hierba en un recipiente y dejar que hierva por unos minutos, retirar las hojas y los tallos y consumir el líquido varias veces al día.

    Administra la cantidad de fibra que consumes

    Recuerda que la fibra es un alimento indispensable para el buen funcionamiento de tu sistema digestivo. De allí que debes revisar la cantidad de fibra que consumes para que esta no sea ni escasa ni excesiva, ya que puede producir consecuencias en cualquiera de las dos formas de consumo.

    Incorpora alimentos integrales a tu dieta

    Es importante que hagas una revisión general a tu dieta diaria, y te asegures de estar consumiendo los alimentos correctos en las cantidades adecuadas. Así, es recomendable que disminuyas el consumo de bebidas gaseosas, azúcares, frituras y otros productos ricos en grasa que lleguen a interferir con el proceso digestivo que realiza tu cuerpo de forma natural. Para ello, se recomienda agregar a tu ingesta cotidiana los productos integrales. Ciertamente, el hecho de que se clasifiquen como “integrales” no es una garantiza que contengan menos calorías o propicien la pérdida de peso, pero sí puede contribuir a consumir más fibra en comparación con los alimentos tradicionales.

    Mejora tus hábitos al momento de ingerir alimentos

    La forma en que te alimentas influye directamente en la manera en cómo tu cuerpo asimila los nutrientes. Por ello, es conveniente hacer cambios en tus hábitos alimenticios cotidianos, como por ejemplo, estipulando horas fijas para cada comida, reduciendo los alimentos entre comidas, o regulando su consumo y fijando una hora específica para hacerlo, no usar pitillos o pajillas para ingerir líquidos, comer a un ritmo lento para triturar bien los alimentos, evitar masticar chicles, etc.

    El asunto del ejercicio y su relación con la pérdida de peso es mucho más complejo de lo que se piensa. Todo el mundo considera que iniciar una determinada rutina física nos llevará obligatoriamente a obtener el cuerpo deseado y eso no es cierto, ya que en este proceso influyen muchos factores.

    En este sentido, muchas personas comienzan un ciclo de ejercicios por un periodo determinado, pero en lugar de obtener los resultados esperados, que implican la pérdida de peso, consiguen un aumento o el estancamiento del mismo.

    De este modo, existen muchas causas para este fenómeno, que en realidad tienen muchas explicaciones. En todo caso, lo importante es que no dejes de hacer actividad física, pero consciente de que debes cambiar algún aspecto de tu rutina cotidiana para así conseguir la meta que te has propuesto.

    Constitución genética

    Quizá esta sea una de los factores más importantes que condicionan la forma en que perdemos peso. Ciertamente, la genética puede hacernos personas con un buen cuerpo, en el sentido de ser delgados, tal como lo han sido nuestros familiares, o por el contrario, heredar su contextura obesa. Sin embargo, y a pesar de su condicionamiento, habrá alguna forma de influir en este proceso y al menos tener un cuerpo estéticamente saludable.

    Alimentación

    Nuestros hábitos alimenticios son fundamentales para perder o ganar peso, independientemente de que hagamos ejercicios o no. De allí que puede ocurrir que estés consumiendo realmente más alimentos de los que deberías, creyendo que gastas más calorías ahora que haces ejercicios. Así que es conveniente revisar tus porciones alimenticias y los productos que consumes.

    Paralelamente a esto, puede suceder lo contrario, es decir, que consumas menos alimentos de los que tu cuerpo necesita para tener energía suficiente durante la ejecución de tus ejercicios. Si esto ocurre, el cuerpo trata de defenderse acumulando más grasa en sus reservas de glucógeno.

    Problemas hormonales

    Otro factor que puede retrasar la pérdida de peso, es algún tipo de patología relacionada con las hormonas. Por ejemplo, si tienes problemas de tiroides o descompensaciones hormonales, alergias u otras patologías que requieran supervisión médica o especializada.

    Ejercicios repetitivos

    También es conveniente hacer una revisión a tu rutina de ejercicios, ya que puede suceder que te hayas estancado en las mismas prácticas. Recuerda que a medida que avanzas en tu proceso de entrenamiento, el cuerpo va ganando resistencia, por lo que debes ir cambiando los ejercicios, agregando más pesos, haciendo movimientos distintos, etc.

    Falta de disciplina

    Hacer ejercicios implica una disciplina realmente seria. No es suficiente con salir a trotar los domingos en la mañana, se necesita de una rutina o un plan de acuerdo a tus necesidades, posibilidades y hábitos cotidianos.

    El peso no es un indicador confiable

    Por último, debes tener en cuenta que el peso, como indicador de tus condiciones estéticas y en algunos casos de tu estado de salud, no necesariamente es un indicador confiable. Recuerda que un kilogramo de carne ocupa menos volumen que uno de algodón. De esta forma, es coherente preocuparse más por el volumen del cuerpo, que se expresa en medidas.

    Muchas veces las personas bajan de peso, pero eso no indica que están perdiendo grasa, sino masa muscular, o de la forma contraria, el aumento de peso se produce en masa muscular y no en grasa. Por tanto, procura tener la asesoría correspondiente, atendiendo a tus aspiraciones al momento de decidirte a hacer ejercicios de forma regular.

    La retención de líquidos es una de los problemas de salud más comunes que las personas tienen que enfrentar, sobre todo las mujeres. Muchas veces, olvidamos que nuestro cuerpo requiere un buen sistema orgánico que permita eliminar aquellos líquidos que nuestro cuerpo no necesita. Así, te presentamos algunos consejos básicos para acabar con la retención de líquidos, previniendo enfermedades más graves y mejorando tu calidad de vida.

    Posibles causas de la retención de líquidos

    Naturalmente, conviene averiguar a qué se debe la retención de líquidos, ya que representa un síntoma de una serie de enfermedades de órganos como los riñones, el aparato digestivo, o incluso el corazón. Lo más recomendable es ir al médico como primera opción. Si todo está bien, entonces hay que buscar las causas en fuentes estéticas, como por ejemplo, una dieta mal ejecutada, el clima, el estrés, el consumo de medicamentos, la falta de actividad, etc. También puede ocurrir durante el embarazo, debido al cambio en las hormonas.

    La primera solución: ejercicios

    Una vez que identifiques el problema, que puede manifestarse con el aumento de peso, y del volumen de algunas zonas de tu cuerpo, la primera solución implica hacer ejercicios, de allí que procura caminar o trotar, para mejorar el bombeo de sangre a las partes del cuerpo y de esta manera eliminar eficazmente los líquidos que no necesitas. Recuerda que el ejercicio activa las glándulas sudoríparas, quienes son fundamentales para eliminar la cantidad de agua en nuestro cuerpo, sobre todo en zonas como brazos y piernas.


    programa-online-en-vivo-sistema-fitnatura_350px


    Alimentos e infusiones

    En segundo lugar, puedes combatir la retención de líquidos haciendo algunos cambios en tu alimentación e incorporando el consumo de infusiones de hierbas diuréticas. Entonces, tu dieta diaria debe estar caracterizada por alimentos ricos en proteínas, fibra, y minerales como el magnesio y el potasio, ya que estos producen sustancias para segregar el líquido de nuestro organismo.
    Por otro lado, es recomendable que consumas infusiones de hierbas como el perejil, jengibre, barba de maíz, enebro, diente de león, debido a que estos poseen efectos diuréticos, mejorando el funcionamiento de nuestro aparato urinario. Por su parte, disminuye el consumo de dulces y alimentos con altos niveles de sodio.

    Hábitos cotidianos

    En tercer lugar, debes también modificar tus hábitos cotidianos. Inicialmente, acostúmbrate a tomar infusiones ya sea en la mañana o en la noche, así como abundante agua, para impulsar el manejo de los líquidos en el organismo. Del mismo modo, debes revisar el tipo de prendas que utilizas, debido a que si son muy ajustadas, puedes estar contribuyendo al mal drenaje de tu cuerpo, así que prefiere piezas de ropa cómoda, no necesariamente holgada, pero tampoco demasiado ajustada.

    No olvides hacer actividad física, por muy sencilla que sea, contribuirá a mejorar tu organismo, disminuyendo el estrés. En suma, debes saber que este problema es frecuente en las mujeres, debido a los procesos hormonales que deben atravesar constantemente. De allí que debes poner en práctica estos consejos para controlar y prevenir la retención de líquidos, a fin de tener una vida sana y saludable.

    Valoraciones Certificadas por eKomi (partner google)

    Siguenos

    fitnatura centro de fitness y estética en Madrid