Etiqueta: cena

adelgazar_organismo_sistema_fitnatura

Estamos en el siglo 21, ya es hora de que las mujeres hagamos buen uso de los conocimientos científicos para adelgazar natural y rápidamente sin sufrir las consecuencias de dietas imposibles o pastillas que no tienen nada de milagrosas.

El conocimiento del funcionamiento del organismo es primordial para lograr ponerse en forma y no frustrarse en el intento, una vez que asimiles este conocimiento de forma natural, podrás adelgazar incluso involuntariamente.

El control Hormonal en el metabolismo, suena bastante complicado, pero las abuelas lo tenían muy claro cuando nos decían;  Desayuna como un Rey, almuerza como un Príncipe y cena como un mendigo. Aunque suena bastante ambiguo, este esquema tiene una base científica sólida basada en el funcionamiento natural de las hormonas en el metabolismo.

Desayuna como un Rey

Al salir el sol, la luz despierta una hormona llamada cortisol, ésta se encarga de subir los niveles de azúcar en nuestra sangre, como si de combustible se tratara. Para el ser humano, el azúcar es su fuente principal de energía, la gran mayoría de los alimentos, como el pan, los bollos, las grasas, las harinas, la pasta y las frutas se transforman en azucares y grasas una vez que son ingeridas, y será nuestra responsabilidad almacenarla inútilmente o quemarla.

La mejor forma de que nuestro cuerpo queme en lugar de almacenar, es desayunar con mucha proteína y carbohidratos, es importante que lo hagas antes de las 9:00 de la mañana, ya que de otro modo, tu cuerpo pensará que te estas preparando para hibernar, ralentizando el metabolismo y almacenando reservas de grasa. Así que, aunque no tengas hambre al principio, una vez que lo hagas rutina, te levantaras hambrienta, eso te ayudará de varias formas.

  1. Todo lo que comas se convertirá en energía y no en depósitos de grasa.
  2. Te mantendrá satisfecha durante varias horas.
  3. Podrás darte el lujo de comer postres sin sentirte culpable.
  4. Acelerará tu metabolismo.

Almuerza como un Príncipe

Al medio día los niveles de azúcar aún están altos y puede que no tengas ganas de comer, sin embargo los lipotrópicos aún están activos, sustancias que disuelven y metabolizan la grasa, es decir, tu cuerpo aún está quemando energía, y debes alimentarlo para evitar tener hambre una vez que caiga la noche. Sin embargo, no se puede exagerar, es preferible comer vegetales, líquidos y proteínas y evadir en lo posible la tentación de los carbohidratos. La idea es mantenerte satisfecha y evitar comer grasas en exceso que se podrían acumular en tu cuerpo, impidiéndote lograr la figura que tanto deseas.

Cena como un mendigo.

Las hormonas responsables de quemar grasas se duermen con la caída del sol, tu cuerpo se está preparando ahora para su ciclo de descanso y asimilación, por lo cual ya no necesitas más energía, lo lógico cuando no necesitas energía, es parar de llenar el tanque de combustible. El cortisol en la noche disminuye sus niveles, y da paso a la insulina para almacenar las grasas que no se consumieron y así bajar el nivel de azúcar en la sangre.

Lo mejor que podemos hacer, es no alterar este sistema sino ayudarlo a no sobrecargarlo de trabajo, haciendo ejercicio en la tarde se quema el exceso de calorías, y comiendo algo ligero en la noche ayudamos a nuestro cuerpo a descansar y asimilar naturalmente lo que hemos hecho durante el día.

Una vez que hagas de este comportamiento una rutina involuntaria tu cuerpo adelgazará y más importante aún, se mantendrá en forma sin esfuerzo, y si quieres reforzar los beneficios, puedes beber agua en ayunas y media hora antes de cada comida, los cambios se notaran muy rápidamente.

 

Etiquetas: , , ,

enar_para_adelgazar_sistema_fitnatura

Importancia de cenar

Muchas personas creen que lo ideal para adelgazar es dejar de cenar, pero esto altera de manera grave el ritmo del organismo y hace que sea más lento porque no se consume la cantidad de calorías y energía necesaria y, por si fuera poco, además se pasa un ayuno de muchas horas correspondientes con la última ingesta de comida del día anterior. Esto hace que cuando nos levantemos sintamos como que no hemos dormido lo suficiente, agotados, con mareos al levantarnos y con mucha hambre en algunos casos.

El metabolismo energético y digestivo

Durante la noche, nuestro cuerpo no tiene tanta necesidad de comer como cuando nos levantamos al siguiente día en la mañana, por lo que si comemos mucho en la cena nuestro cuerpo estará pesado.
Desayunar despierta tu metabolismo, así la comida que ingieras la podrás quemar ya que gastas más energía a lo largo del día. Al consumir un buen desayuno balanceado, le estás dando a tu organismo todos los nutrientes necesarios para restablecerse tras el ayuno nocturno y en consecuencia tienes menos hambre el resto del día.

La cena debe ser ligera por estos motivos: Si nuestro cuerpo se encuentra pesado, no descansará lo necesario, lo que altera de forma violenta nuestro organismo al no descansar lo que provoca igualmente, comer más. Además, lo que cenamos no solemos quemarlo del todo, ya que después de cenar nos solemos ir a dormir en consecuencia, si consumimos grasas y alimentos pesados estas se acumularán en nuestro cuerpo en forma de grasas no saludables.

La nutricionista Española, Elena Merino experta en nutrición explica que la cena debe ser una comida equilibrada y completa pero más ligera que el resto de comidas del día, ya que es la última ingesta antes de dormir y es cuando el gasto de energía es mínimo, en consecuencia, si consumimos muchas calorías en este platillo, estas se convertirán en grasas.

Alimentos

Hidratos provenientes de las verduras, no tomar ni pasta, ni patata, arroz, harinas blancas/refinadas, dulces, y todos aquellos alimentos que contengan grasas saturadas y trans-saturadas.
Las proteínas en las cenas tienen que ser parte de una comida equilibrada, sin embargo, no cargues el resto del plato con carbohidratos simples, ricos en almidón o algo frito. Ejemplo de estas proteínas pueden ser: Pescados como Sardinas, Atún, Salmón, mariscos, lentejas, huevos, entre otras.
Ejemplos de cenas ligeras:

– Tartar de fresas con menta y pistachos. Receta
– Ensalada de manzana y pavo con aliño de mostaza a la antigua. Receta
– Alcachofas rehogadas con jamón. Receta

Conclusión: La cena ligera te ayudará balancear el día, debe ser una comida equilibrada y completa pero más ligera que el resto de comidas del día, ya que es la última ingesta antes de dormir, Así, al cenar menos el organismo se mantiene con hambre en la mañana y al desayunar platillos fuertes, se disminuyen los antojos de carbohidratos durante el día y si desayunamos poco, esto hará que sintamos hambre durante el resto del día y caigamos en “picotear” o andar comiendo pocas porciones de alimentos no balanceados que harán el propósito opuesto de lo que queremos.

Etiquetas: , , ,

Valoraciones Certificadas por eKomi (partner google)

Siguenos

fitnatura centro de fitness y estética en Madrid