Etiqueta: grasa

quemar-grasa-fitnatura

Bienvenidos al 2016, este año en FitNatura queremos empezar revelando las matemáticas de la pérdida de peso, ¿Alguna vez se han preguntado qué sucede con esos kilos que perdemos luego de emprender un programa de dietas y ejercicios? Tomate unos minutos para pensarlo antes de seguir leyendo…

Seguramente, como la mayoría de las personas, no tienes idea de lo que sucede a ciencia cierta, quizás pensaste en el inodoro y la sudoración, pero casi podemos afirmar que no pensaste en la exhalación de CO2.

Te sonará extraño y complejo, pero es la conclusión perfecta a la que ha llegado el Científico Rubén Meerman, quien se tomó la molestia de hacer unos cuantos cálculos matemáticos para responder a esta importante pregunta y cuyos resultados serán la base para programar tus entrenamientos de este año.

El Peso es Grasa y la Grasa es C55H104O6

Para empezar es importante destacar, que el peso perdido no es otra cosa que grasa quemada, sabiendo esto, también podemos decir que la grasa representada en valores químicos es C55H104O6,  algunas veces los números varían un poco dependiendo de la cantidad de grasa, pero en esencia general, el valor es el descrito anteriormente. Así que si queremos saber lo que sucede con esta grasa no hay más que dar un repaso rápido a nuestras clases de química elemental.

C55H104O6  

55 átomos de C = Carbono

104 átomos de H = Hidrogeno

6 átomos de O = Oxigeno

Entonces en pocas y sencillas palabras, la grasa no es otra cosa que grandes moléculas compuestas de carbono, hidrogeno y oxígeno, ¿Qué otras fórmulas conocidas conocemos con dichos elementos?

H2O = Agua

CO= Dióxido de Carbono

Si están pensando que la grasa puede convertirse en estos dos elementos, están en lo correcto, esa es la respuesta a nuestra pregunta inicial, el peso que perdemos se libera en 16% de agua y 84% de dióxido de carbono. ¿Cómo? Eso es lo que verdaderamente te debería importar.

¿Cómo se transforma la Grasa en Dióxido de Carbono?

La fórmula Química que hace posible la liberación de las moléculas de grasa en Agua y Dióxido de Carbono es la siguiente:

C55H104O6 + 78O2           55CO2 + 52H2O

Es decir, grasas más oxigeno Inhalado, se convierte en dióxido de carbono exhalado y agua.

Pensarás que tan solo con respirar puedes transformar la grasa en dióxido de carbono, pero lamentablemente no es tan fácil, si fuera tan sencillo, solo con hiperventilar se acabaría la epidemia de obesidad y todos sabemos que eso no sirve. La flecha en la formula juega el papel más importante de todos, pues representa la energía necesaria para romper la molécula de grasa y finalmente transformarla en agua y dióxido de carbono.

El requerimiento de Oxigeno en las actividades deportivas

Si lo que queremos es perder peso, lo que necesitamos es buscar un deporte o actividad física que requiera mayor cantidad de oxígeno en la sangre, las actividades aeróbicas han sido las mejores en ese sentido, y lo sabes porque tu respiración se vuelve mucho más agitada. Eso quiere decir que estas añadiendo el oxígeno necesario para romper las moléculas de grasa y perder peso en esas zonas que te molestan.

Estas son las actividades que más requieren oxígeno:

HIIT (Nuestros favoritos pues te mantienen activo durante varias horas y demandan más cantidad de oxigeno que cualquier otra actividad)

Patinar

Correr

Trotar

Ciclismo

Así que es hora de ponerse en movimiento, sácale provecho a cualquier actividad y llévala a su máximo nivel para que tu cuerpo exhale mayor cantidad de CO2 y pierdas esos kilos extra de las comilonas en Diciembre.

Etiquetas: , , , , , ,

celulitis-fitnatura

Como mujeres que somos, nos preocupa bastante todo lo que tiene que ver con nuestro aspecto físico, queremos vernos hermosas y que nuestro cuerpo se vea estilizado y tonificado, por eso nos matamos en el gimnasio y nos sometemos a las dietas más estrictas, sin embargo contamos con una rival que no nos da tregua: La celulitis.

No importa cuántos ejercicios hagamos diariamente o si prácticamente vivimos a punta de lechuga, la celulitis parece que nunca desaparecerá, pero por más que muchas lo nieguen, la celulitis no es tan mala, es simplemente un factor femenino y una respuesta evolutiva que hoy queremos explicar para que puedas entender mejor acerca de la figura femenina.

¿Qué es la celulitis?

Se le dice celulitis a la grasa que se acumula en la piel, especialmente en glúteos, muslos y abdomen, formando pequeños bultos en la zona, lo cual todo el mundo sabe, pero lo que no te han contado, es que las mujeres son más propensas a tenerla debido a dos razones:

  1. Por razones evolutivas: Las mujeres almacenamos grasa en los muslos no solamente como grasa de reserva para sobrevivir, sino para procrear, pues en los muslos y glúteos se almacena mayor cantidad de DHA un tipo de grasa proveniente del Omega 3, que es muy favorable para la gestación del bebé, es por ello que en los últimos meses de embarazo las mujeres pierden mucha grasa gluteofemoral.
  2. Por razones físicas y hormonales: Los hombres almacenan grasa de manera visceral, es decir, la grasa se acumula detrás de los músculos y aunque para los hombres sea más “Estético”, es mucho más peligroso porque impide el funcionamiento correcto de los órganos. En cambio las mujeres acumulan grasa directamente debajo de la piel, y la fibra que sujeta la piel hacia el músculo es mucho menos flexible que la masculina debido al estrógeno, lo cual hace que esta prense la grasa como una malla, quedando así los hoyuelos y nódulos que tanto nos desagradan.

Estas razones no solo hacen que sea difícil eliminar la celulitis sino que incluso podría ser peligroso, sobre todo si quieres ser madre en un futuro.

Cómo mejorar el aspecto de la celulitis de forma saludable

  • Aumentar la producción natural de colágeno, ya sea ingiriendo alimentos ricos en vitamina E, comiendo verduras de color verde oscuro, o eliminando el cigarrillo y el alcohol, esto hace que la fibra debajo de nuestra piel tenga mayor flexibilidad y no sujete de forma tan irregular la grasa inferior. Esto hace que la piel se vea más lisa.
  • Caminar o ejercitar las zonas problemáticas, esto es ideal para quemar el exceso de grasa y hacerla circular para dar un mejor aspecto.
  • Algunos teóricos del tema, promueven la ingesta de Omega 3, ya que se almacenaría el tipo de grasa correcta en los muslos y se perdería la acumulación excesiva de grasas en general, que aumenta la obesidad femenina. OJO solo es una teoría, pero parece muy acertada.
  • Evitar consumir productos procesados y el exceso de azúcares.

Acepta tu femineidad

Aunque las modelos en las revistas, las actrices y cantantes parecen ser perfectas, no hay nada más lejos de la verdad, simplemente estas siendo engañada por los trucos fotográficos, ediciones digitales y artilugios disimuladores. La inmensa mayoría de las mujeres tiene celulitis.

De hecho esa grasita que se va acumulando en las caderas produce mayor interés en el sexo opuesto, los hombres prefieren mujeres voluptuosas y pierden el interés por aquellas que están peligrosamente delgadas o que no tienen curvas. Preocúpate más por tu salud que por esos “defectos antiestéticos” la celulitis no es tu enemiga, de hecho a nadie parecía importarle estos detalles hace 50 años, ¿Por qué mortificarse ahora cuando durante miles de años esto era normal?

Acepta tus curvas, no te obsesiones con dietas imposibles, productos “milagrosos” ni rutinas extenuantes, vive una vida saludable, date un gusto de vez en cuando, come sano pero sabroso, descansa apropiadamente y ejercítate sin sobrecargar tu cuerpo. Te verás mejor, bajarás esos kilitos de más y definitivamente te sentirás mejor contigo misma.

Etiquetas: , , , , ,

caminar-es-mejor-para-adelgazar-que-ir-al-gym-fitnatura

Siempre nos han dicho que caminar ayuda a manteneros en forma, que deberíamos hacerlo todos los días al menos por media hora, es algo sumamente básico que aprendemos al año de edad, pero ¿Alguna vez te han enseñado a caminar para quemar más calorías? Seguramente no, por eso hoy te hemos traído un dato interesante que te servirá para que tus caminatas sean mucho más efectivas.

Un estudio de Nidhi Seethapathi y Manoj Srinivasan ( estudio ) de la Universidad de Ohio en Estados Unidos ha podido determinar que los intervalos de velocidad al caminar aumentan considerablemente la cantidad de calorías que quemamos con esta actividad, en contraposición a las que quemamos a una velocidad constante.

Información del Estudio

Basándose en que las personas no caminamos de forma constante, sino que fluctuamos la velocidad por diferente motivos, el estudio trató de centrarse en el efecto metabólico que podían tener estos cambios para la quema de calorías.

Experimentaron con adultos que caminaban alternando la velocidad; algunas veces frenaban, se atrasaban, de vez en cuando aumentaban el paso o mantenían un ritmo normal. Mientras que otros caminaban de manera totalmente constante en la caminadora. La tasa metabólica de aquellos que alternaban la velocidad subió en promedio un 20% más que aquellos que mantenían una caminata constante.

También se dieron cuenta de que el cambio de velocidades puede tener implicaciones conductuales: Entre más extenso era el espacio, la marcha era más veloz y mientras más corto el espacio, el ritmo de la marcha solía disminuir.

En conclusión el estudio muestra que los cambios sinérgicos tienen un mayor costo energético, es decir arrancar, frenar y aumentar la velocidad requiere más esfuerzo que mantener un ritmo constante y por ende se quema más cantidad de calorías que al caminar de forma constante.

Recomendaciones generales

Ahora que ya sabes las ventajas de los intervalos de velocidad, es hora de que lo pongas en práctica, sin embargo te recomendamos llevar cierto esquema para que no bajes demasiado la intensidad y aproveches al máximo los beneficios de esta práctica.

Para empezar recuerda hacer un precalentamiento de músculos y articulaciones, cuando estés list@ empieza a un ritmo fuerte durante 30 segundos, luego cambia la dirección al tiempo que disminuyes la marcha continua así durante 1 minuto, luego agáchate, estira un poco las piernas y camina un par de segundos lentamente, prepárate para aumentar la velocidad al ritmo más alto que puedas y continua así durante un minuto, detente y camina descansadamente un par de segundos, luego continua de forma constante por 5 minutos, dándote la vuelta en algún punto y repite toda la secuencia.

Repite este ciclo 3 veces
5 minutos andando a un ritmo normal
30 segundos caminando a tope (aprieta los glúteos y espalda recta)
1 minuto andando a un ritmo más bajo
1 minuto andando a tope
5 segundos de descanso

Recuerda: constante, rápido, lento, constante, rápido, lento. Procurando detenerte y cambiar la dirección de forma aleatoria.

Por su puesto las caminatas son muy beneficiosas pero no olvides que el complemento general es muy importante, la rutina debe ser constante para que surta mejores efectos y tu dieta debe estar bien balanceada y procurar que sea muy natural y sana.

Etiquetas: , , , , ,

higado-graso-fitnatura

El hígado graso es una terrible condición médica que se presenta cuando nuestros depósitos grasos han sobrepasado su límite y la grasa ya no tiene más opción que acumularse en el hígado, esto causa que el órgano se inflame, generando consecuencias muy graves para el organismo que van desde aletargamiento neurológico, hasta cirrosis hepática que no tiene otro remedio más que un trasplante de hígado.

Esta condición amerita tratamientos radicales y muchas veces no son suficientes para recuperar la salud plena, es por ello que consideramos más importante decirte cuales son las causas de este problema y cómo prevenir que ocurra, así no tendremos que recurrir a medidas extremas cuando sea demasiado tarde.

Causas del Hígado Graso

Para entender mejor el origen de esta condición, es imprescindible saber cómo funciona nuestro metabolismo:

El hígado y la tiroides son los reguladores principales del metabolismo, ellos se encargan de hacer que el cuerpo funcione de la mejor forma posible de acuerdo a los alimentos que les enviamos y la actividad física que realicemos.

Un metabolismo ideal se crea cuando comemos de forma balanceada y el gasto energético es proporcional a las calorías que consumimos, así no tenemos que recurrir al almacenamiento de la energía no utilizada, que no es otra cosa que grasa acumulándose bajo la piel.

Cuando comemos demasiado y no quemamos calorías estamos contribuyendo al almacenamiento de grasa, que a su vez se refleja en un aumento de peso y si el mismo comportamiento continua, los depósitos se desbordan, y la grasa se empieza a depositar en los órganos y el hígado.

Pero no se trata solamente de comer demasiado y no hacer ejercicio, lo siguiente también puede producir eventualmente hígado graso:

  • Ingerir alimentos ricos en azucares de forma continuada
  • Servirse más comida de lo que nuestro estomago está dispuesto a soportar
  • Consumir productos industrializados en mayor cantidad que los naturales
  • No consumir frutas ni vegetales de forma frecuente
  • No consumir suficiente fibra
  • Llevar una vida sedentaria
  • No hacer una limpieza del sistema digestivo con cierta frecuencia
  • No hacer una limpieza del hígado cada cierto tiempo
  • Cómo Prevenir el hígado graso

    Tenemos que estar conscientes de que si no hacemos un cambio en nuestra vida, no habrá milagro que nos devuelva la salud llegados a un punto de no retorno.

    Los pacientes con hígado graso muchas veces no se recuperan del todo, deben hacer dietas drásticas para desintoxicarse de sustancias dañinas, también deben consumir toda esa grasa que se ha estado acumulando por años y años, haciendo ejercicios muy chocantes para una persona que estaba acostumbrada a estar sentada o acostada todo el día.

    Aun haciendo todo esto es posible que el problema no se resuelva del todo, y si ha llegado al punto de cirrosis, solo un trasplante hepático podrá salvar tu vida.

    Es hora de que te levantes y dejes de comer esas donas de chocolate, busca una actividad física que puedas hacer todos los días, aumenta tu consumo de carnes magras, vegetales fibrosos, frutas ricas en vitaminas y frutos secos naturales. Evita los productos industrializados, los refrescos, las frituras y los carbohidratos. Poco a poco verás cómo te sientes mejor, con más energía, bajarás de peso y cada vez estarás más lejos de esta condición.

    Una vez al mes es importante que pongas a descansar a tu sistema digestivo haciendo ayunos. Aprovecha en esos momentos para desintoxicar tu hígado y limpiarlo con batidos de perejil, piña, apio España, limón o té verde.

    Etiquetas: , , , , ,

    Valoraciones Certificadas por eKomi (partner google)

    Siguenos

    fitnatura centro de fitness y estética en Madrid